¿ Te atreves a salir del huevo?

23/03/2017

 

 


“No podemos convertirnos en lo que queremos ser, permaneciendo en lo que somos en la actualidad.”

-Max DePree

 

Empuja la vaquita (un cuento para reflexionar y compartir)

   

    Un maestro de la sabiduría paseaba por un bosque con su fiel discípulo,  cuando vió a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante  la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de las visitas, también  de  conocer  personas y las oportunidades de aprendizaje que tenemos de estas   experiencias.

 

    Llegando al lugar constató la pobreza de sitio: una pareja y tres hijos, la casa madera, vestida con ropas sucias y rasgadas, sin calzado. Entonces se aproximo al señor, y le pregunto:  -“En  este  lugar  no  existen  posibilidades  de  trabajo  ni  puntos  de  comercio tampoco, ¿Cómo hace usted y su familia para sobrevivir aquí?”- El señor respondió- “Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o cambiamos por otros géneros alimenticios y con la otra parte producimos queso, cuajada, etc. Para nuestro consumo.

 

     El sabio agradeció la información, contemplo el lugar por un momento, luego se despidió y se fue. En el medio del camino, le ordenó a su fiel discípulo: -“Busca la vaca, llévala al precipicio y empújala al barranco” –El joven espantado le cuestionó sobre el hecho de que la vaca era el medio de subsistencia de aquella familia, pero como percibió el silencio absoluto  del  maestro, fue a cumplir la orden. Así que empujó la vaquita por el precipicio y la vio morir. Aquella escena quedo grabada en su memoria durante algunos  años.

Un día el joven agobiado por la culpa, resolvió abandonar todo lo que había emprendido y regresar a aquel lugar y contarle todo a la familia, pedir perdón y ayudarlos. Así lo hizo, y a medida que se aproximaba al lugar veía todo muy bonito, con árboles floridos, todo habitado y algunos niños jugando en el jardín de una tremenda  casa.

 

    El joven se sintió triste y desesperado imaginando que aquella humilde  familia tuviese que vender el terreno para sobrevivir, aceleró el paso, pregunto por la familia y constató, entonces que seguían viviendo allí. Espantado el joven entró corriendo a la casa y  confirmó que era la misma familia que visitó hacia algunos años con el maestro. Eligió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaquita): - “¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida?” – El señor entusiasmado le respondió:- “Nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió. De ahí en adelante nos vemos obligados a hacer cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos, así alcanzamos el éxito que sus  ojos  vislumbran  ahora”.

 

  Todos tenemos nuestra propia vaquita que nos proporciona seguridad, tranquilidad, pero que a la vez nos limita a la hora de tomar nuevas decisiones que se elejen de lo que ya tenemos establecido. Minimizando el riesgo del cambio pero impidiéndonos también experimentar nuevas situaciones que puedan ser incluso mucho más beneficiosas que nuestra situación actual.

 

    La zona de confort es un espacio donde tus actividades y conductas entran en una rutina y patrón que minimiza el estrés y el riesgo. Su lado positivo es que proporciona un estado de seguridad mental que beneficia de manera obvia: ofrece baja ansiedad y tensión reducida.

 

    Si crees que has logrado todas tus metas, que no puedes estar mejor de lo que estas ahora y que más vale lo bueno conocido.....es que la zona de confort se ha instaurado en tu vida.

    

Motivos por los que debes salir de tu zona de confort

 

1. Te hará más fuerte como persona

 

2. Te hará ser más creativo

 

3. Te permitirá ganar autoconfianza

 

4. Te ayudará a seguir con tu desarrollo personal

 

5. Exponte más a conocer gente nueva

 

6. Los nuevos retos pueden hacerte envejecer mejor.

 

   Un estudio llevado a cabo en 2013 encontró que aprender nuevas habilidades mientras se mantiene una red social fuerte nos ayuda a conservar una buena agudeza mental a medida que envejecemos.

La directora del estudio Denise Park, investigadora de la Universidad de Texas en Estados Unidos concluyó: “Parece ser que salir a realizar actividades no es suficiente. Es importante salir y realizar actividades que no sean familiares y que sean mentalmente desafiantes, pues proporcionan una gran estimulación tanto a nivel mental como social. Cuando estas dentro de la zona de confort es posible que estés fuera de la zona de mejora”.

 

Algunas recomendaciones para lograrlo.

 

1. Desafíate y rinde al máximo

 

2. Piensa en tu estilo de hacer las cosas... y actúa en el sentido opuesto

 

3. Busca cambios materiales en las cosas que te rodean

 

4. Anticipa todas las excusas que te vas a poner

 

5. Exponte más a conocer gente nueva

 

6. Haz que tus amigos y familia cooperen

 

7. Dale una oportunidad a tu faceta espiritual

 

    Piensa en los beneficios de salir de tu zona de confort....Aquí te dejamos unos cuantos para que los tengas en cuenta....y después actúa!!!....Sin movimiento no hay cambio!

 

Please reload

Posts Destacados

¿ Te atreves a salir del huevo?

23/03/2017

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Buscar por etiquetas
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Google Classic
  • YouTube - Black Circle

Mi mente amiga

  • w-googleplus
  • w-facebook
  • White YouTube Icon