Frustrarse es bueno !!! Te enseñamos cómo

13/05/2016

 

Afrontando la frustración con positividad

 

“Vamos, no te quejes tanto”, “venga, sé fuerte”, “aguanta un poco más”, “las cosas son como son, acéptalo”.

Instrucciones que has recibido en alguna ocasión, provenientes de tus padres/educadores, o incluso de ti mismo, en un intento por fortalecer tu resistencia a las dificultades. A veces pagarías lo que fuera por despertarte siendo más fuerte mentalmente de lo que te acuestas, ¿verdad?, porque en el fondo, sabes que el mejor de los recursos para alcanzar la felicidad no está ahí fuera, sino en tu interior.

 

    Vas descubriendo que los obstáculos se presentan en tu camino periódicamente; algunos previsiblemente, otros inesperada o injustamente, el caso es que ahí están, interfiriendo tu paso y bloqueándote en algunos momentos. Entonces es cuando se hace tan indispensable la tolerancia a la frustración: el arte de aceptar todo aquello que, siendo inmodificable, no encaja en tus esquemas y no satisface tus deseos.

  

  Una habilidad que, por supuesto, puede aprenderse y entrenarse. Pero ¿cómo desarrollarla si no es a través de pequeñas vivencias en las que te frustres? Aunque resulte paradójico, el ser humano puede provocar situaciones “artificialmente” que sirven de ensayo para adquirir aptitudes que luego son necesarias en condiciones “naturales o reales”.

Así que para ganar en tolerancia a la frustración, elige exponerte a algunas circunstancias tales como:

 

1. Situaciones de espera

 

Aprende a soportar la molestia. ¿Cómo? Seleccionando un contexto en el que voluntariamente te enfrentes a cierta incomodidad de forma continuada hasta la habituación. Por ejemplo: puedes elegir, contrariamente a lo que sueles hacer, colocarte en la fila más larga del supermercado para pagar, ejercitándote en tolerar la espera de una manera más adaptativa y llevadera (pensando, cantando, observando, etc.).

 

2. Molestia física

 

Otra propuesta es llevar durante unas horas una goma de borrar dentro del zapato que te resulte lo suficientemente molesta como para notarla, pero sin que te haga excesivo daño. Observarás cómo al cabo de un rato te vas habituando y aprendes a considerarlo como “algo molesto, pero soportable”, facilitando así la extrapolación a otras situaciones en las que la incomodidad te vendrá impuesta.

 

3.  Cuando te dan un “No”

 

Cuando hagas una petición y te digan que te la conceden, haz el ejercicio de visualizarnos en la situación contraria, obteniendo un No por respuesta. Imagina la sensación de enfado o pena, y siéntela como un impulso motivador para la acción, buscando resolutivamente alternativas para la consecución de tus objetivos y tolerar la frustación frente a la negativa de los otros. Mejorarán tus relaciones personales

 

4. Aceptación de control limitado

 

Cuando ocurran hechos o sucesos que no se ajusten a lo que esperabas o deseabas, imagínate a ti mismo con humor frotando la lámpara de Aladino, o manejando el control de mandos del universo. Es válido cualquier símbolo cómico y absurdo que te lleve a recordar que ni eres omnipotente, ni el Cosmos existe sólo para complacerte.

 

 

5. Frase clave

 

  Se trata de usar una autoverbalización significativa que nos ayudará a abandonar los pensamientos que propician acciones poco útiles y estados de ánimo negativos, para sustituirlos por otros que nos lleven a afrontar la situación. Usando esta especie de “recordatorios”, focalizamos la atención en la solución del problema y no en el malestar. Busca en tus experiencias aquellas frases que te hayan ayudado a positivizar situaciones negativas, cópialas en un papel y recuérdalas en los momentos de crisis.

 

6. Técnica de las 5 alternativas

 

  Muchas veces, seguimos optando a conseguir nuestro objetivo inicial, aunque un aparente fracaso parezca bloquear nuestro camino. Busca cinco alternativas para conseguir una meta, valora todas sus ventajas e inconvenientes. No existe la solución ideal, por lo que buscaremos la que tenga más ventajas o la que nos suponga inconvenientes más soportables.

 

   Los objetivos que buscamos al utilizar estas técnicas son ser conscientes de lo que sentimos, identificar la emoción principal, qué tipo de pensamientos nos abruman y, por último, entrar en una dinámica en la que podamos analizar nuestras reacciones.

 

Así que ya sabéis......como frustaros!!!!

Please reload

Posts Destacados

¿ Te atreves a salir del huevo?

23/03/2017

1/5
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Buscar por etiquetas
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Google Classic
  • YouTube - Black Circle

Mi mente amiga

  • w-googleplus
  • w-facebook
  • White YouTube Icon